Páginas vistas en total

sábado, 25 de diciembre de 2010

Mensaje de navidad.

Mensaje de navidad.


*Adoptar el cristianismo como estilo de vida

Taxco de Alarcón guerrero a 25 de diciembre 2010.

Por: José Alberto Betanzos Salgado.

Con el venturoso nacimiento del niño Jesús de la virgen maría, nacía un nuevo estilo de vida: el cristianismo.

Mateo 1:22 dice: “todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el señor por medio del profeta, cuando dijo: Mateo 1, 23 he aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamaras su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

Las sagradas escrituras documentan fielmente la vida del niño Jesús, que vendría a ser el Cristo, el gran “maestro” el redentor. Nuestro creador mismo hecho hombre, el que ya existía antes de nuestra creación que se encarno en la virgen maría, para vivir entre nosotros en condición humana para comunicarnos claramente su voluntad de salvación nuestra, porque el clero católico estaba apostatando de la fe, fomentando la adoración de imágenes, Jesús vino a corregirlos y ellos se encargaron de crucificarle. El es el Alfa y omega, principio y fin, porque él es nuestro creador del universo en esa perfecta trinidad de Dios padre Jehová, Dios hijo Jesucristo y Dios espíritu santo que son la misma persona, el sustento que nadie llega al padre si no es a través de Jesucristo. “El pastor que vendría a apacentar a sus ovejas” con su estilo de vida que vendría fundar el cristianismo.

Aquel poderoso salvador, que demostró su infinito poder, que tenía autoridad sobre toda su creación pero que respeta el libre albedrio del hombre, el que nos heredo la escritura de su sabiduría para encaminar nuestros pies por camino de paz, amor y prosperidad, advirtiéndonos claramente lo que cosecharíamos sembrando desobediencia, el es el que ha sido misericordioso con nuestros padres, hermanos, hijos y todos nuestros seres queridos, el que nos daría conocimiento para salvación del perdón de nuestros pecados por su entrañable misericordia; el que ha cumplido con el santo pacto del juramento que hizo a Abraham, el que nos libertaria de los demonios, de todas nuestras ataduras, vicios, enfermedades y garras de la muerte, el que nos daría luz a los que habitamos en las tinieblas y sombras de muerte, el que nos prepararía el camino hacia la vida eterna, el que nos demostró que su amor es tan grande hacia nosotros que se entrego como sacrifico por nuestros pecados, que murió y resucito al tercer día y que ahora es llamado el Altísimo y vive para siempre y esperamos pronto su segunda venida, amen.

Su gran enseñanza desde entonces ha sido de predicar con el ejemplo, con oración y ayuno, con sabiduría inigualable, con autoridad sobre todo lo creado, sin menoscabo de humildad y sus parábolas claras y otras de difícil discernimiento, han servido para mostrarnos la voluntad y maravillas de Dios nuestro creador.

Desde aquellos días recién establecido el Cristianismo, grandes multitudes se dicen ser cristianos, y lo cierto es que están muy lejos de serlo, ser cristiano es algo muy profundo, algo tan especial, tanto que solo puede ser aceptado por mismo Jesucristo cuando la persona toma una decisión firme y apegada a su condición establecida en las sagradas escrituras, y se refiere a “volver a nacer” “nacer en Cristo Jesús” “convertirse a Cristo, que significa algo semejante al “borrón y cuenta nueva” morir al viejo hombre o a la vieja mujer y “ser una nueva criatura”, un seguidor e imitador de Cristo, cambiar radicalmente todo lo malo.

El festejo de la navidad se refiere al nacimiento del niño Jesús de Nazaret, lo cual debe inspirarnos simbólicamente para hacer que nazca el niño Dios en nuestros corazones y cuando lo logremos festejar, que haya nacido el niño Jesús en nuestro sucio corazón, y que al paso de su limpieza irá creciendo el rey de reyes, conforme sigamos sus pasos haciendo la voluntad del padre.

Y solo se le puede seguir al “gran maestro” leyendo y escuchando las sagradas escrituras y sobre todo poniéndolas por obra.

Festejar de otra manera la navidad es pura cosa vana.

Adoptar el cristianismo como estilo de vida, es la única manera de vivir en paz y feliz y alcanzar la vida eterna.

Jesucristo dijo en mateo 12: 48: ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos? M. 12:49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: He aquí mi madre y mis hermanos. M. 12: 50 Porque todo aquel que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, y hermana, y madre.

Este año que culmina podemos darnos cuenta que vivir en desobediencia a Dios, trae muchas desgracias a nuestra vida: Malos gobiernos, jueces corruptos, todo tipo de injusticias, alcoholismo, carestía, narcotráfico, secuestros, asesinatos, robos, violaciones, desastres “naturales” guerras, esclavitud, enfermedades, plagas, etc, etc.

Una desobediencia fatal es arrodillarte, adorar y venerar imágenes de papel o de bulto de cualquier material hechas por manos de hombre, porque Dios nuestro creador nos prohíbe la idolatría de supuestos santos en la biblia, la adoración de la virgen de Guadalupe es abominación de Dios y nada tiene que ver con la virgen maría en donde encarno Jesucristo, solo es un invento del vaticano con su doctrina equivocada, pues Dios es el único que merece adoración y gloria y no está representado en ningún objeto.

Reciban mis más mejores deseos en esta navidad y año nuevo 2011: que Cristo nazca en sus corazones para honra y gloria de su nombre y salvación nuestra.

Amén.

Comentarios a cuartopodertaxco@hotmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario: